COOPERATIVA LA MADRE TERRA

Una historia de amor del aceite de oliva virgen de calidad extra que se ha desarrollado desde más de 70 años.

QUIENES SOMOS

La Cooperativa Madre Terra fue fundada en el 5 de noviembre de 1944, gracias a la ley Gullo-Segni, que concede a las cooperativas las tierras no cultivadas por sus propietarios.

Gracias a esta reforma de la tierra, al sacrificio de héroes como Accursio Miraglia, sindicalista saccense asesinado por la Cosa Nostra, y al esfuerzo de los agricultores, grandes propiedades fueron transformadas en huertos y olivares fértiles y productivos.

Hoy en día, la cooperativa cuenta con más de seiscientos miembros y una superficie de dos mil hectáreas plantada con olivos en el territorio de Sciacca, zona delimitada por la D.O.P Val di Mazara, reservada para los aceites de oliva vírgenes extra obtenidos con rígidas reglas de producción.

Sciacca, una ciudad de origen fenicio dedicada desde siempre a la agricultura y la pesca, está bañada por el mar y rodeada de montañas.

Los alrededores de Sciacca se caracterizan por llanuras y colinas bajas plantadas desde hace siglos con olivos, de las variedades nativas: Cerasuola, Biancolilla y Nocellara.

PRODUCCIÓN

El proceso de producción de aceite de oliva virgen extra comienza con la recolección de las aceitunas. El momento más adecuado para la recogida de las aceitunas corresponde a la etapa de maduración, es decir, cuando la oliva toma una coloración superficial y la pulpa está todavía clara.

La recolección manual, o brucatura, se lleva a cabo con la ayuda de peines, escaleras y redes. Las aceitunas seleccionadas se colocan en cestas bien ventiladas para ser luego cuidadosamente seleccionadas y se echan en la molienda dentro de las 24 horas de su recolección.

Las aceitunas seleccionadas se transportan en cintas especiales y se envían a las máquinas que eliminan las ojas. A esta fase sigue la de lavado con agua dulce para eliminar la posible presencia de elementos residuales. Las aceitunas limpias finalmente van a la molienda.

La transformación de la fruta se hace en un ciclo continuo con modernas líneas de procesamiento Pieralisi y el aceite virgen extra se almacena en tanques a una temperatura constante.